domingo, 2 de diciembre de 2012



Recuerdo todo muy bien,  cada una de las cosas que compartí con vos, cada mirada que me regalaste,  recuerdo muy bien lo feliz que era en ese momento.  Suena  contradictorio, pero nunca pude demostrarte lo bien que me hacías, no me atrevía a decir que eras lo mejor que me estaba pasando. Pasa que no soy buena para hablar y tampoco soy buena para decir te quiero.  Quizás me deje llevar por voces que me repetían una y otra vez que de verdad no eras para mí, o trate de negarte para no sentirme una idiota. Nunca me gusto demostrar cariño siento que si lo hago me van a lastimar o simplemente me voy a equivocar y eso no me lo podría perdonar. Espero no haberte lastimado con esto porque te aseguro que no fue mi intención,  de verdad te estaba queriendo, y  no miento al decir que todavía te quiero.
Entiende  que no podía decirte hola y arriesgarme a que me digas adiós, me hubiera causado mucho dolor saber que no me querías como yo lo hacía. Siempre me fue más fácil demostrar que soy lo suficientemente fuerte como para de verdad querer a alguien. La verdad  que en ese momento, más que nunca, necesitabas a alguien que te dijera lo que mucho que te quería, pero ahí estuve yo, toda una fría y calculadora. Alguien que no puede sentirte quería porque simplemente no sabe quererse a mí misma.
Me lastimaste, te lastime,  no hay dudas de que no íbamos a terminar juntos,  pero si quizás hubiera disfrutado un poco más, si lo hubiera visto como lo veo hoy, quizás todo habría sido un poco más diferente. Pero tan solo fue un verano, no duro más que eso y a pesar de todo tampoco hay duda de que lo voy a guardar en mi mente por siempre, voy a recordar quien fui en ese momento porque voy a recordar todo muy bien.  
Hasta siempre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario